Tag Archive: detalle


Rincón de lectura.

Estos días de lluvia son buenos para recuperar esos momentos de lectura que en verano podemos perder. Sentarte a disfrutar de una buena lectura en tu rincón favorito, al calor del foco, escuchando la lluvia repiqueteando en el cristal de la ventana, oyendo el ulular del viento. Pocos placeres se pueden comparar con sumergirse en las líneas de un buen libro y olvidarse de todo lo demás durante un tiempo.

Advertisements

Águila

Hay ocasiones en la que uno se cansa de esforzarse. Sobre todo si no se obtiene ningún resultado. Te preguntas si sirve de algo, no ya lo habitual sino el aporte extra que realizas, cuando te sientes tan solo. Bajas a un tocón a descansar y ves otros similares a tí. Rodeado y solitario. De nada sirve hablar, tampoco pedir ayuda, cuando no te oyen.

Pero hay que volver a levantar el vuelo y continuar. Los polluelos aún no oyen, pero ¡cómo gritan!

Exposure program, shutter priority, shutter speed 1/160, f/5,6, iso 100, lens 75-300mm

Sangre

Y hablando del comienzo de otoño, tened cuidado y vigilad vuestras espaldas. Ya se acercan. Se levantarán los muertos y los no muertos y se mezclarán entre nosotros.

Shutter speed 1/80, f/5,6, iso 400

En color

Te sientas en una terraza a comer con familiares y amigos. Mientras esperas las viandas, como eres el “pesado” de las fotos, te lías a disparar a los comensales, a los siempre activos niños que no paran de correr (y posar, que les gusta mucho). Ya tienes a todos retratados y empiezan a llegar las bebidas. Pero aún queda algo por hacer, hay que mirar alrededor. Igual (no, seguro) hay algún detalle que se pueda aprovechar para llenar la memoria de la cámara antes de empezar con la pitanza.

En esta ocasión fue la estructura que han montado para toldar la terraza. Tras un par de vueltas y disparos me quedé con esta toma.

Consumiéndose.

Por suerte o por desgracia, todo tiene su fin. Este verano, como no podía ser de otra forma, va terminando y se lleva consigo unas pocas esperanzas más. También me deja nuevas fuerzas e ideas para poder seguir. Espero que no sean humo.

Esta foto es una de las primeras que hice al humo. La iluminación viene solo del flash incorporado y para el fondo utilizé un monitor apagado. No tenía más material que ese, pero me apetecía hacer una foto así.

Al final algunos disparos se salvaron…

Museo del Ferrocarril (I)

“El Museo del Ferrocarril de Madrid se abrió al público en 1984. Su sede es la antigua estación de Delicias, uno de los ejemplos más claros y representativos de la arquitectura industrial española, que se inauguró en 1880. Ofrece una selección de vehículos y piezas relacionadas con el ferrocarril, que pretende mostrar la evolución diacrónica de este modo de transporte. El Museo tiene la misión fundamental de comunicar la realidad ferroviaria, tanto histórica como actual, promover el conocimiento del transporte ferroviario, impulsar la investigación sobre el ferrocarril y poner en valor el patrimonio ferroviario, todo ello con vocación de servicio público. A estos objetivos contribuye de manera fundamental la reciente apertura de la Sala de consulta del Archivo Histórico Ferroviario y la Biblioteca Ferroviaria, al igual que la conservación y constante ampliación de la Fototeca.

La visita al Museo del Ferrocarril de Madrid permite conocer una completísima colección de material histórico ferroviario. La nave central de la estación alberga una muestra muy variada de locomotoras y coches de viajeros, a través de la cual se puede comprender la evolución de la tracción (vapor, eléctrica y diésel) en el más de siglo y medio de existencia del ferrocarril en España, y las distintas condiciones en las que viajaron los pasajeros de estos trenes. A ambos lados de esta nave se abren varias salas temáticas, entre las que figuran la dedicada a antiguos relojes de estaciones, otra dedicada a modelismo, con maquetas animadas, y una tercera en la que se explican los principales elementos de la infraestructura ferroviaria, es decir, de la vía. En las vías exteriores se encuentran el enclavamiento de Algodor y su puente de señales, un elemento singular de nuestro patrimonio industrial puesto en marcha en 1932, que cuando estaba en funcionamiento en la red ferroviaria permitía controlar a distancia los cambios de aguja y las señales; y la cafetería del Museo, instalada en un coche restaurante de 1930.

El Museo del Ferrocarril de Madrid cuenta con actividades muy variadas y brinda la posibilidad de viajar entre Madrid y Aranjuez en un auténtico tren histórico, el Tren de la Fresa, todas las primaveras y otoños. Acoge exposiciones temporales variadas y ofrece diversas actividades orientadas a los niños y las familias, como talleres didácticos y representaciones teatrales, conciertos, visitas guiadas y diversas jornadas de puertas abiertas que coinciden con el Día Internacional del Museo o con distintas efemérides de la historia del ferrocarril, además de ofrecer un mercadillo de modelismo el primer domingo de cada mes.” — http://www.museodelferrocarril.org/informacion/principal.asp

¡Satúrame!

Cualquier sitio es bueno y cualquier excusa vale para intentar sacar alguna foto. Antes de empezar a comer, apetece calmar la sed con agua fresquita.

Poco le hice a la foto, aparte del evidente desaturado selectivo. Dudé a la hora de desaturar también el mantel pero me gustó más esta opción.

El problema de las jornadas fotográficas de verano, sobre todo con niños, es la cantidad de polvo que levantan al pisotear la arena. Y es que no paran de correr.

Si te llevas la cámara a la playa tendrás el mismo problema, sobre todo si hay brisa, algo habitual. Ojito con toda esa arena y polvo.

Mucho cuidado con el equipo y al llegar a casa limpiadlo bien antes de guardarlo.

Ponles color.

Imagen

Actividades veraniegas varias. Escoger unas cuantas lacas de uñas e ir alternando la pintura de uñas con la ingesta de refrescos variados. En los momentos de asueto de las participantes es cuando se puede aprovechar para hacer alguna foto.

El otro día me bajé la cámara al parque sin tener una idea en mente. Simplemente quería jugar un rato. Hace tiempo que no hago nada parecido y la verdad es que me lo pase genial.

Y no solo yo. Los niños del parque se lo pasaron aún mejor persiguiéndome e intentando agarrar la cámara.

Después de unas fotos en las que estuvieron “posando”, bailando, cantando, pero siempre atentos a la cámara, empezó a oscurecer y decidí meter el flash. No me gustan mucho las fotos con el flash integrado, sin ninguna iluminación más, así que aumenté el tiempo de exposición, el flash en sincronización trasera y me puse a correr con ellos. En cuanto vieron el flash, se volvieron a por mí y corrí esta vez delante de ellos, con la cinta de la cámara enrollada en mi antebrazo y rezando por no tropezar.

Estuvimos un buen rato corriendo y riéndonos de lo lindo, a pesar del miedo que pasé por la cámara, que los pequeñajos son muy brutos.

%d bloggers like this: