Category: Detalle


Rincón de lectura.

Estos días de lluvia son buenos para recuperar esos momentos de lectura que en verano podemos perder. Sentarte a disfrutar de una buena lectura en tu rincón favorito, al calor del foco, escuchando la lluvia repiqueteando en el cristal de la ventana, oyendo el ulular del viento. Pocos placeres se pueden comparar con sumergirse en las líneas de un buen libro y olvidarse de todo lo demás durante un tiempo.

Farola

En una excursión para ver el castillo de Manzanares del Real, pasamos a la vuelta por una de sus calles más floridas. En todos los balcones había macetas con flores bien cuidadas. Y en las fachadas esas farolas que tanto me gustan.

Exposure program manual, shutter speed 1/100, f/5,6, iso 100, DT 18-55

Sabiduría

Las madres. Tan queridas y muchas veces olvidadas o relegadas a segundo plano. “Mañana voy a verla, que hoy estoy liado”. Las madres, que todo nos perdonan y a todo nos ayudan. Ellas nunca fallan, aunque se enfaden por no llamarlas o por no ir a verlas.

Te quiero, mamá.

Exposure program, manual, shutter speed 1/60, f/5,6, iso 800, lens 75-300

Sangre

Y hablando del comienzo de otoño, tened cuidado y vigilad vuestras espaldas. Ya se acercan. Se levantarán los muertos y los no muertos y se mezclarán entre nosotros.

Shutter speed 1/80, f/5,6, iso 400

Techumbre

El tejado. La caída. La suciedad y la porquería. Y, al final, casi sin que pueda verse, el jardín, la hierba, los árboles…. y el descanso.

Program manual, Shutter speed 1/250, f5, iso 100

Sony A230 DT 18-55mm

Sin tiempo.

 

Esta vela me la encontré en el parador de Segovia. Tuve la suerte de pasar allí un par de días visitando la ciudad. No estuvimos mucho tiempo en el parador, pero aproveché para hacer algunas tomas mientras la peque corría de un lado a otro bajo la supervisión de su mamá.

El parador estaba bien decorado y cuidado, aconsejable la estancia si vas a ir a Segovia unos días. La cocina excelente y el vino delicioso.

Pintando.

Como mejor se aprende es enseñando. Y el alumno nos enseña siempre algo también.

No olvidéis compartir lo que sabéis con los demás. Es un ejercicio que reporta beneficios a todos los involucrados.

En color

Te sientas en una terraza a comer con familiares y amigos. Mientras esperas las viandas, como eres el “pesado” de las fotos, te lías a disparar a los comensales, a los siempre activos niños que no paran de correr (y posar, que les gusta mucho). Ya tienes a todos retratados y empiezan a llegar las bebidas. Pero aún queda algo por hacer, hay que mirar alrededor. Igual (no, seguro) hay algún detalle que se pueda aprovechar para llenar la memoria de la cámara antes de empezar con la pitanza.

En esta ocasión fue la estructura que han montado para toldar la terraza. Tras un par de vueltas y disparos me quedé con esta toma.

Consumiéndose.

Por suerte o por desgracia, todo tiene su fin. Este verano, como no podía ser de otra forma, va terminando y se lleva consigo unas pocas esperanzas más. También me deja nuevas fuerzas e ideas para poder seguir. Espero que no sean humo.

Esta foto es una de las primeras que hice al humo. La iluminación viene solo del flash incorporado y para el fondo utilizé un monitor apagado. No tenía más material que ese, pero me apetecía hacer una foto así.

Al final algunos disparos se salvaron…

Pisando fuerte.

El problema de las jornadas fotográficas de verano, sobre todo con niños, es la cantidad de polvo que levantan al pisotear la arena. Y es que no paran de correr.

Si te llevas la cámara a la playa tendrás el mismo problema, sobre todo si hay brisa, algo habitual. Ojito con toda esa arena y polvo.

Mucho cuidado con el equipo y al llegar a casa limpiadlo bien antes de guardarlo.

%d bloggers like this: